En estos días de Otoño venus resurge con mucha fuerza en el cielo, se ha transformado en una estrella del amanecer, y seguirá transformándose con el paso de los ciclos estacionales.
Es momento de un nuevo comienzo, un nuevo brillo, toda la energía de los principios puesta en este nuevo proyecto que es danza de venus.

Nuevas inquietudes, ganas de seguir experimentando y aprendiendo pero ahora desde otro lugar, la transformación nos afecta a tod@s y esta se siente también en el exterior.

Los cambios  cosechan  de atrás  y alimentan el nuevo camino, en el ahora vemos nuestro pasado pero como algo que se ha regenerado y no pesa sino que impulsa. Así siento este nuevo proyecto, así siento danza de venus.

Gracias a Nantai que se mantiene más vivo que nunca en mi presente.  Gracias a todas las personas que en mi camino me han hecho crecer. Gracias a Venus por inspirarme con su belleza y abrirme los ojos para verla no sólo en el cielo sino también en la tierra.

GRACIAS