Flores y margaritas de colores, algodón dulce repleto de azúcar, besos frescos de labios carnosos rosados, aromas de amor y dulzura, palabras tiernas maravillosas que viajan a nuestros tímpanos y los acolchan…todo tan bonito..tan bello.. Pero en cuanto aparece la arruga, el aliento amargo, la cadena del apego que nos somete, la materia en sus formas menos venusinas, las nubes tormentosas y el rayo que rompe la torre que habíamos construido sobre arenas movedizas, nos ponemos una venda en los ojos y huimos.., corremos horrorizados y creamos un juicio que nos impide vernos, aceptar todos nuestros matices, respetarnos y liberarnos Las garras del diablo entonces nos atrapan y nos someten bajo nuestra propia voluntad, porque si fuéramos capaces de aceptar estas sombras que se crean en este mundo podríamos trascenderlas y vivir más libres, más felices y abrir nuestro corazón en sus capas más profundas, donde el amor verdadero habita, y la belleza adquiere su sentido más sublime, aceptando y amando TODO. El juicio es la herramienta más poderosa de la oscuridad, libérate de este, trabaja en tu interior, y entonces recogerás la luz que nos entrega el diablo, un regalo si, al final del camino de las sombras, al final del túnel, porque existe el sol, el día luminoso y también existe la luna y la noche oscura. Y el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.
Bendiciones para tod@s!!!